“A partir del 1° de diciembre los trabajadores de Metzen y Sena podrán hacer uso de las instalaciones de la fábrica, ponerla a trabajar en situación de comodato precario hasta tanto se realice el remate de los bienes de la empresa, situación en la cual se verá si los trabajadores, a través del apoyo que va a otorgar el Fondo de Desarrollo (Fondes) se hacen cargo de la propiedad o si hay otro procedimiento”, sostuvo el ministro.

“Han vivido en situaciones extremadamente angustiosas, con el apoyo básicamente del seguro de desempleo que ha sido la única herramienta, la que hemos logrado sostener durante estos años gracias al apoyo del Parlamento”, afirmó Brenta.

“A tres años de su cierre, la empresa está en condiciones mucho mejores que la que estaba en momentos en que cerró, con notorias mejoras en la renovación de la estructura en todo lo que tiene que ver con la instalación eléctrica, con cobertura antiincendios y con mejoras en los pisos que es un elemento importante para el tránsito de este tipo de mercadería frágil” destacó el ministro.

Recordó que, en una primera instancia, el proyecto prevé la ocupación de poco más de 300 trabajadores, cifra que podrá incrementarse en función de la lógica del negocio y sus resultados.