El jueves en Piriápolis el equipo de OCC recibió a la prensa, operadores turísticos y autoridades ministeriales. Antes de salir a bordo para la actividad de avistamiento, se brindó una charla sobre las características de este tipo de ballenas.

El grupo embarcó y tras navegar algunos minutos se resolvió regresar a tierra dado que las condiciones climáticas impidieron que se pudiera concretar con seguridad la actividad.

Uruguay es considerado uno de los santuarios de la ballena franca austral. Para la observación de los cetáceos existen plataformas en Punta del Este (Maldonado) y en La Paloma, La Pedrera, Cabo Polonio y Punta del Diablo (Rocha).

La ballena franca es uno de los mamíferos mejor adaptado a la vida acuática. Su cuerpo robusto, ovalado, de gran tamaño, carece de aleta dorsal y de los surcos o pliegues ventrales (característica de la familia balaenidae). La cabeza está muy desarrollada, midiendo casi 1/3 del largo total del cuerpo. La maxila forma un rostro largo y angosto que se arquea hacia arriba dándole la forma típica. La aleta caudal es fibrosa, sin esqueleto óseo y con poderosos músculos, en los adultos puede medir más de 5 mts.

La piel es lisa, elástica y de color gris oscuro, con manchas blancas en el vientre de formas y tamaños diferentes. Hay muy pocos ballenatos que nacen de color casi blanco, pero a medida que el animal madura pierde esa tonalidad hasta alcanzar su coloración característica, o un color gris claro.

Longitudes promedios de adultos: machos= 14 mts. hembras= 16 mts.
Pesos promedios de adultos: 45 – 60 toneladas
Recién nacidos: longitudes= 4 a 6 mts. peso aprox.= 10 toneladas

Estos animales al adaptarse a la vida marina han perdido su cobertura pilosa (que tenía su antepasado terrestre) aunque no totalmente, actualmente podemos encontrar pelos (de 12 ó 14 mm de longitud) en la punta del hocico y también en la mandíbula inferior. Su función se cree que es sensitiva.

La ballena franca austral tiene dos características exclusivas que las diferencia de las demás especies de las grandes ballenas:
– La primera, es el modo de exhalación del aire en forma de “V” que puede alcanzar los 4 mts. de altura. Esta figura se forma porque posee dos orificios respiratorios externos, espiráculos, ubicados en la parte superior y posterior de la cabeza. Estos, divididos por un tabique cartilaginoso y cubiertos por dos membranas insertadas por fuertes músculos, que cierran herméticamente los orificios cuando el animal se sumerge evitando la entrada de agua a las vías respiratorias. Esta forma de soplido es importante porque permite identificar a la especie a mucha distancia sin la necesidad de ver a los animales.

– La segunda característica que distingue a la ballena franca, es la presencia de callosidades, áreas de piel engrosada, elevada (aproximadamente 5 cm de grosor) y de consistencia córnea, ubicadas en distintas partes de la cabeza. (Región ocular, mandíbula, posrespiradero borde de labios inferiores y centro de la cabeza.

La distribución, dimensión y forma de estos callos varían de una ballena a otra y no están sujetos a cambios con el correr del tiempo, por lo que son utilizados para identificar a los animales individualmente durante toda la vida (homologable a las huellas digitales de los seres humanos). Las callosidades, que se desarrollan en la etapa fetal, son de color gris oscuro, pero están cubiertas por densas poblaciones de pequeños crustáceos anfípodos llamados Ciámidos (piojos de las ballenas) y en algunas ocasiones se intercalan Cirripedios (dientes de perro), que hacen que las callosidades aparezcan de color blancas (color característico), amarillas, anaranjadas o rosa claro. La distribución general de las callosidades se produce a lo largo del margen superior del labio inferior, mandíbula, superficie dorsal del rostro y sobre los ojos. El callo de mayor importancia por su tamaño es el “bonete” ubicado en la punta del hocico.

El resoplido:
La creencia popular asume que las ballenas expulsan un chorro de agua – aparece en el escudo del departamento de Maldonado. Pero en realidad se trata de una nube de vapor que surge como consecuencia de la expiración para vaciar los pulmones. El aire exhalado húmedo, por enfriamiento condensa el vapor de agua circundante.

Normalmente respira cinco o seis veces por minuto antes de sumergirse de nuevo, la frecuencia está relacionada con la actividad del cetáceo en ese momento. Las columnas de vapor o resoplidos alcanzan los 8 m de altura en el cachalote, la azul y la ballena fin. Los antiguos marinos aconsejaban no entrar en contacto con el soplido, según ellos era acre, causaba irritación y quemaba la piel. Algunos aseguraban que olía tan insoportable que producía desarreglos cerebrales.

Alimentación:
Cuando comienza el verano polar en función de la luz y los nutrientes acumulados ocurre el “florecimiento” masivo de pequeñas algas, crece el zooplancton a sus expensas y en consecuencia aparecen las grandes ballenas migratorias, así ocurre unas de las migraciones mas largas del reino animal y una interesante paradoja de la naturaleza, los animales mas grandes de la creación comen animales microscópicos.