La certificación fue realizada por la empresa Netherland, Sewell & Associates Inc. (NSAI), en base al análisis y la interpretación de los 597Km de la información sísmica 2D que SEU levantó durante 2014 en ambos bloques, y comprende 20 situaciones exploratorias convencionales.

Según señala el comunicado de prensa de ANCAP, NSAI “tiene una gran reputación de confiabilidad y compromiso con la integridad, brindando servicios a la industria petrolera a escala mundial”.

La certificación internacional se presenta como una clara garantía de que efectivamente se encuentre petróleo en la zona.

El siguiente paso consiste en realizar más tareas exploratorias, como la realización de varias perforaciones, para determinar si realmente existe una acumulación de hidrocarburos significativa en estas zonas situadas al norte del país.

Asimismo, el comunicado señala que la empresa SEU informó a ANCAP la decisión de iniciar formalmente con el siguiente período exploratorio, que consistirá en perforar dos pozos exploratorios por área, lo que constituye “un mojón en la exploración de hidrocarburos en Uruguay”.

Por otra parte, ANCAP destaca que solo se están investigando recursos convencionales, por lo que en caso de su descubrimiento y eventual desarrollo, se procederá a utilizar técnicas de explotación convencionales, avaladas por la propia empresa y por las autoridades ambientales, descartando la aplicación de técnicas como el fracturamiento hidráulico masivo, como ya lo ha aclarado a los medios en otras oportunidades.