La directora de los Centros MEC, Glenda Rondán, hace un llamado de reflexión a la ciudadanía en el combate a la violencia de género.

El compromiso y la mística por el trabajo al servicio de la comunidad es una consigna que está presente en los Centros MEC, que hoy alcanzan su décimo aniversario, y para ello, Glenda Rondán, directora de este organismo gubernamental, en entrevista con Radio República, informa sobre los esfuerzos que se hacen desde cada departamento del país, en los 127 centros que lidera, en apoyar la dignidad de la mujer, en promover la lucha contra la violencia de género y frente a ello propone incorporar una representación del Ministerio del Interior para promover una campaña de erradicación de la violencia.

Rondán afirma que en estos Centros, además de ser un espacio de encuentros para impartir cursos, talleres de formación y promoción de bienes y servicios culturales, se abarcan los temas de género, ya desde el presupuesto nacional hay una partida para invertir en políticas de género. Por lo cual, estas atraviesan todas las demás políticas, y este mes está dedicado a la lucha de la violencia contra la mujer.

“Sobre este tema, hemos conversado con el subsecretario del Interior, tenemos interés en armar unas mesas muy parecidas a las de Montevideo, queremos un representante del Ministerio que viva en la comunidad para trabajar estos temas, todavía no tiene un nombre específico, pero tiene que ver con la ciudadanía, con la convivencia, con la paz, con la cultura, porque creo que la cultura es una herramienta fundamental que la usamos para trabajar, para luchar contra todo tipo de violencia, porque vamos más allá del maltrato a la mujer”, afirma la jerarca.

También hace un llamado a la ciudadanía a reflexionar y sumarse a la denuncia, a no ser indiferentes frente al problema que tenga el otro porque es importante denunciar. “Pienso que si no nos comprometemos todos, no solucionamos, con las leyes solamente no se puede, las medidas que toma el Ministerio del Interior son importantes, se está trabajando muy bien, pero aún faltan cosas.

Si yo no puedo entrar a la comunidad, si no puedo entras a los hogares, si no cambio la cabeza vamos a seguir reproduciendo la violencia, entonces es fundamental este trabajo, de cuerpo a cuerpo, el trabajo de campo con la gente, no hay cosa más maravillosa del ser humano que la capacidad de hablar. Es el uno ser que tiene el don del habla, y debemos usarlo cada día más, y comprometernos.

Creo que el Estado tiene un rol fundamental, pero la ciudadanía también, hasta los medios de comunicación. Hay que preparar más a la gente, hay que preparar a las mujeres. Me gustaría que los uruguayos reflexionaran sobre este tema, porque está faltando el compromiso de la sociedad”, sostiene Rondán.

Ardua tarea

La directora afirma que el balance de los Centros MEC en estos 10 años ha sido sumamente positivo y alega que el organismo siempre está en proceso de reformulación, de cambios, porque responde a las necesidades de la sociedad y estas van cambiando, la sociedad es materia dinámica.

“El balance que hacemos es muy positivo, estamos en una etapa, -no de crecimiento vertiginoso como lo tuvimos al principio, tenemos 127 Centros MEC y sin duda llegaremos a los 131 para el próximo año- pero sí hemos cumplido, en primer lugar, con el plan de gobierno, en segundo lugar con un deseo expreso del presidente Tabaré Vásquez, quien crea este instrumento, elemento descentralizador de la cultura”.

Rondán expresa que el objetivo en los Centros MEC es que los ciudadanos de cada comunidad se apropien de ellos, “ese es el desafío, que no seamos nosotros los que decidamos qué políticas públicas vamos a aplicar, sino que la gente diga que quiere tal o cual cosa. Porque uno puede pensar que siendo un país tan pequeño en territorio, somos bastante homogéneos”.

Rememora una anécdota de su juventud y cuenta: “Yo estudié geografía con el libro de Jorge Chebataroff y él veía a Uruguay como un territorio levemente ondulado con una población homogénea; nada más lejos de eso. Si nos vamos a trabajar en un departamento cualquiera, vemos que la gente requiere cosas diferentes, porque responden a esa idiosincrasia de cada comunidad, y eso es lo bueno, porque nosotros respondemos con las actividades que se solicitan.

Ante estas solicitudes los Centros MEC pueden responder de más de una manera, “porque cuando hablamos de descentralización de la cultura, estamos hablando en serio. Porque para ello se traslada un presupuesto a cada coordinador, y con ello la gente define, por ejemplo, qué haremos durante el 2018, haremos danza, robótica, es un ejemplo. Tenemos una cooperativa en Artigas de mujeres carpinteras. Se trata de un universo muy diverso que responde a cada departamento y cada día luchamos por mantener esa dinámica de trabajo que busca incorporar a las comunidades de todo el país”.