La Policía logró desarticular una de las bandas de extranjeros que hacía explotar y robaba cajeros automáticos.

Se trata de seis chilenos que fueron detenidos en el balneario Villa Argentina (donde alquilaban una casa) luego de robar un supermercado en Bello Horizonte, otro balneario de Canelones.

Si bien las autoridades creen que hay grupos locales que también intentan robar cajeros utilizando la misma modalidad de hacerlos explotar, esta es la banda delictiva más importante dedicada a este tipo de ilícitos en nuestro país, según la investigación policial.

Los seis chilenos están detenidos en el Juzgado de Atlántida, donde la fiscal Sylvia Lovesio ya solicitó prisión preventiva por 180 días para todos ellos.

El juez resolvió decretar la medida de privación de libertad pero por 120 días.

La fiscal los acusa de varios delitos: asociación para delinquir, hurto especialmente agravado por la pluriparticipación y receptación especialmente agravada.

Lovesio pidió además que los detenidos sean conducidos a Montevideo, donde otra Fiscalía investiga las explosiones y robos a cajeros automáticos.

El dictamen fiscal deja constancia de que su presencia en Uruguay coincide con el comienzo de una seguidilla de robos a cajeros automáticos.

Cinco de los seis detenidos son requeridos por la Justicia de Chile, y tienen antecedentes por robos y tráfico de drogas, entre otros delitos, según el dictamen de la fiscal que entiende en el caso, al que accedió Subrayado.

En Uruguay están requeridos desde el 5 de febrero y eran buscados por la Policía desde entonces.

EL DATO

Los detenidos

HOPB, de 31 años, con antecedentes por hurtos y robos en Viña del Mar. No está registrado su ingreso a Uruguay.

LAIB, de 46 años, con antecedentes en Chile por robos y lesiones. Ingresó a Uruguay el 13 de enero por Colonia. Ya había estado en noviembre de 2017.

BITS, de 30 años, con antecedentes en Chile por robos. Ingresó a Uruguay el 13 de enero por el aeropuerto de Carrasco.

JAAF, de 29 años, con antecedentes en Chile por robo y tráfico de drogas. Estuvo en Uruguay en febrero, mayo y junio de 2017 y entró por última vez el 6 de enero de 2018, siempre por vía terrestre.

RBLM, de 23 años, no tiene requisitoria en Chile y entró a Uruguay el 2 de febrero de 2018.

LVGZ, de 26 años, con antecedentes en Chile, entró por el aeropuerto de Carrasco el 12 de enero de 2018.