Este concepto pertenece al edil colorado de Montevideo Martín Bueno quien en la sesión de la Junta Departamental del pasado 14 de mayo, cuatro días después de las elecciones departamentales, nutrió una larga seguidilla de confesiones en la que los curules del partido Colorado se despidieron no sin antes disparar contra Edgardo Novick, contra los dirigentes batllistas y riveristas, contra el partido de la Concertación y contra el partido Nacional.

Por primera vez en la historia la Junta Departamental de Montevideo no tendrá durante los próximos cinco años a ningún representante del partido Colorado sentado en sus bancas.

Esa realidad disparó una larga cadena de exposiciones de ediles de la inminente e inexistente colectividad política en la Junta que, más que nada, sonó a catarsis

“Y no habrá ediles colorados por tres motivos: primero porque el lema partido Colorado no se presentó en las elecciones; segundo porque los postulantes por el candidato a intendente seleccionado por la convención colorada obtuvieron una votación pequeña y tercero porque, a pesar que trasnochados expresidentes digan que habrá nueve ediles colorados electos por Novick, sabemos que eso es una quimera porque los ediles electos por Novick no sabemos a quién responden”.

El curul colorado que se despidió de su banca, pidió disculpas por hacer pública su confesión en el deliberativo comunal. Se mostró dolido por el resultado de la elección y porque faltará un partido político en un escenario donde los colorados supieron por años gobernar y dirigir los destinos de la ciudad capital.

El edil Bueno, tratando de descifrar la elección del 10 de mayo, dijo que “a la gente no le importa la gestión” sino “creer en el político”. “Decir lo otro es seguir construyendo un mundo paralelo de ilusiones que nos hace rehenes hoy y por siempre ser oposición, de ser minoría y en el caso del partido Colorado, quizá de ir la extinción”.

En su larga catarsis, el edil colorado no dudó en enviar mensajes a Edgardo Novick. “Nunca vi un acto ideológico más feroz que decir que la Intendencia de Montevideo se tiene que manejar como una empresa” dijo y expresó: “Espero que los ediles colorados electos por Novick no consientan esa forma de hacer política”.

Para Bueno “la Concertación destruyó al partido Colorado que quedó destruido y no tuvo ningún éxito (porque) cuando me dicen ´ganamos dos municipios´ yo digo ¡mirá que éxito!…¡el partido Nacional ganó dos municipios, no nosotros!”. Confesó que hay colorados que “lo único que quieren es ganarle al Frente Amplio, aún si gana un herrerista, ¡y yo quiero saber qué tiene que ver un batllista con un herrerista!”.

Bueno no fue el único. En este tren de confesiones le siguió el edil Mario Barbato que al igual que su preopinante le disparó a Edgardo Novick. “El programa del doctor Rachetti era abierto, de 100 páginas (…) y el de Novick de 25 carillas que no dicen nada. La ciudadanía –aseguró- compró un envase pintado de verde, atrás de un empresario exitoso”.

Y Barbato dibujó una historia con sus palabras lo que, para él, sienten los colorados tras la irrupción de Novick en la política. “Íbamos todos los días a la esquina, invitábamos a nuestra amiguita a tomar un café, a salir, le llevábamos una rosa y un buen día apareció una persona en un cero kilómetro, con campera y jean de lujo, se bajó, sacó la billetera y le dijo (a la ´amiguita´): te invito, vamos a casarnos.

Billetera mató a político”, sentenció. Entiende que ese paisaje imaginado “le pasó a la oposición; trabajamos cinco años, no teníamos un millón de dólares y un empresario que durante cinco años no hizo nada, apareció junto a los basurales, acá, allá, puso publicidad y se quedó con los votos”.

Origen

Las Juntas Departamentales son las Juntas Económico-Administrativas, creadas el 18 de diciembre de 1908 con la promulgación de la Ley Orgánica de las Juntas Económico-Administrativas. Desde 1830 hasta1908 el gobierno departamental era ejercido por el jefe político y por la Policía de Montevideo.

Las intendencias y las juntas fueron suprimidas por la Constitución de 1918 y restablecidas en 1933 por el golpe de Estado de Gabriel Terra. La Constitución de 1952 las suprimió y luego fueron sustituidas por los Concejos Departamentales. Las intendencias y las juntas fueron restablecidas por la Constitución de 1967.