40 detenidos

Salto vibró con su Carnaval de comparsas

Publicado el 12/2/2013 - 3:00

Con la presencia del Rey Momo y la joven Reina del Carnaval Naranja, Yénifer Melina Gordillo, oriunda de Villa Constitución, tuvo lugar el Segundo Desfile del Carnaval de Salto. Como en ediciones anteriores, la importante concurrencia de público de todos los barrios desbordó la principal arteria de la urbe litoraleña.

Se pudo apreciar el crecimiento que hubo en las comparsas locales de un año para otro, las que contagiaron con colorido y alegría a quienes disfrutaron de una auténtica fiesta, lo que hizo más llevadero el calor de la noche. El público salteño disfrutó, bailó con las comparsas, coreó sus canciones, aplaudió el paso de cada cuerda de tambores que al ritmo del candombe y del samba recorrieron calle Uruguay con gran despliegue.

La nota que desentonó fue la lamentable participación de la comparsa brasileña, la que habría sido detenida en las instalaciones del Club Universitario ante una denuncia presentada por la Comisión de Eventos de la comuna salteña por incumplimiento de compromiso ya que no habían comparecido al desfile con los integrantes pautados en el acuerdo contractual.

Cuando llegaron, sobre la hora de la salida, los organizadores del Carnaval salteño comprobaron que no tenía la cantidad de integrantes que constaban en el contrato y que tampoco habían traído los restantes elementos (plumas, etc.) que habían comprometido. De esta manera la Intendencia formuló la denuncia respectiva, y próximo a las 3 de la madrugada dos de los responsables de la comparsa fueron detenidos, permaneciendo en calidad de tales hasta que otros ciudadanos brasileros trajeron el dinero que había pagado la Intendencia. Alegaron que faltó un tercer ómnibus con integrantes, y de esta forma desfiló una batería que no era la que habían exhibido en ocasión del contrato.

Asimismo la Policía debió detener a unas cuarenta personas por desórdenes e inconductas diversas. Aunque se demoraron a algunos provocadores no hubo daños ni lesionados que lamentar. El número elevado de detenidos fue de personas alcoholizadas, que la Policía trató que no llegaran al lugar donde se cumplía el desfile. Algunos se fueron pacíficamente, porque estaban en falta “porque el abuso de alcohol es una falta y amerita la detención”; otros no acataron la orden y se mostraron ofensivos con los funcionarios policiales, aunque no física sino verbalmente, aunque en estos casos la cosa no pasó a mayores.

El número elevado de detenidos fue de personas alcoholizadas que la Policía trató de que no llegaran al lugar donde se cumplía el desfile.

Diego Fernández
Salto