Novick y Perg declaran como testigos por presiones y amenazas, la investigación lleva 3 meses con escuchas telefónicas e infiltrados en la barra.