Roberto Fernando Cortés Santos de 40 años, que prestaba servicio en la Jefatura de Zona Operacional II y había sido recientemente ascendido por méritos debido al esclarecimiento de un homicidio ocurrido en 2016, fue ultimado en un intento de rapiña sucedido en la noche del miércoles en la zona de Malvín.

Según informó el Ministerio del Interior, los delincuentes intentaron robarle el auto y tras percatarse uno de ellos que era un funcionario policial, lo cual hizo explicitó gritando “tírale que es policía”, su compinche que estaba armado efectuó varios disparos en dirección a la víctima.

El hombre quedó tendido en el suelo y fue trasladado por una emergencia móvil al Hospital Policial, donde falleció minutos después.

Paralelamente al ataque, dos funcionarios que pasaban por el lugar en un ómnibus vieron lo que ocurría, bajaron, se identificaron como policías y les dieron la voz de alto, pero los delincuentes hicieron caso omiso y dispararon en dirección a los efectivos. Se generó un intercambio de disparos en el cual uno de los rapiñeros resultó herido, pero no lograron detenerlos ya que fugaron en direcciones opuestas.

El hecho es investigado por la policía y los asesinos buscados intensamente.

En tanto, en la tarde de ayer, y tras ser convocado por el gremio de policías de Montevideo, los uniformados rindieron honor al policía caído.