El ministro del Interior, Eduardo Bonomi, confirmó al programa En Perspectiva que Brissa González y su asesino, Williams Pintos, habían establecido un vínculo a través de un juego interactivo por internet, mientras que se sospecha que la niña quedó encontrarse con quién fuera a la postre su asesino.

“En el caso de Brissa la policía prácticamente tiene confirmado que ella tuvo un vínculo anterior, que viajó en taxi, el hombre la llevó en taxi desde la parada hasta la escuela” dijo el ministro Bonomi.

El ministro agregó que “la duda es si ya existía un vínculo, que se cree que existía a través de un juego que llevó a que tuviera derecho a conocer a la persona. La duda está en si la conoció a partir de ese viaje en taxi y luego el lunes no es que hubiera perdido el ómnibus, sino que estaba establecido ese contacto”. Ante la pregunta de si Brissa no perdió el ómnibus, lo dejó pasar porque ya tenía pactado ese encuentro con este hombre, Bonomi respondió: “Sí, esa es la fuerte sospecha. Eso está todavía en trámite judicial, pero esa es la fuerte sospecha. Y la madre, con buen tino, detectó algo y le sacó el teléfono”.

Agregó que “no sé qué de qué se dio cuenta (la madre); se dio cuenta de que algo y le sacó el teléfono. Estaba atenta y no fue suficiente, pero algo vio. En los dos casos, sobre todo en este, hubo una fortísima investigación policial que llegó tarde, porque [la muerte] se produjo inmediatamente”.

Sobre denuncias de que en la zona de La Floresta y Costa Azul aseguraban que había intentos de secuestro de niñas en las escuelas y en los dos lugares se reportó la presencia de un Renault de color bordó, el ministro dijo que “circulaban los rumores y eran falsos. Habían circulado sobre todo en camino Maldonado”.

Sobre este punto aclaró: “en algunos casos decían un Renault, en otro caso decían un auto rojo, y eso es lo que yo decía que no contribuye. Cuando alguien detecta un problema con un auto, se lo tiene que decir a la policía. A la policía se le dijo en esos términos, y la policía establece los controles, que los estableció en Canelones, pero cuando uno lo larga a las redes “un auto rojo”, lo único que hace es aumentar la alarma. Porque autos rojos en las escuelas hay montones. Y después se completa el error cuando se conoce la matrícula o la foto del auto y sale en un canal de televisión y en las redes que ese era el auto que manejaba el homicida. Se le advierte al homicida “se te está buscando”. Y la policía lo estaba buscando, efectivamente. El hombre tomó una cantidad de recaudos, pero no tomó –que podía haberlo tomado– el más grave de todos, que era irse del país. Entonces nunca más se habría sabido qué pasó. Si a uno se le dice “te están buscando por homicidio, porque vos manejabas este auto”, se le está advirtiendo”.