En los últimos 9 años el BPS ha crecido tanto en recaudación, aportes, como en cotizantes y beneficiarios.
Ernesto Murro, que preside el BPS desde 2005, antes fue director en representación de los trabajadores, resume este proceso en dos palabras: “nunca tantos”.

“Nunca tanta gente trabajando, nunca tanta gente registrada, nunca tantas empresas registradas y nunca tantos beneficiados de la seguridad social”.

Señaló que en un país que tiene una población estable desde hace años de 3,3 millones de personas, se han logrado varios récord. “Por ejemplo, casi 1,5 millones de puestos cotizantes, hemos crecido en 500 mil en estos nueve años” indicó Murro, que comentó que en la reciente visita a Estados Unidos junto al presidente José Mujica, las autoridades norteamericanos preguntaron por este avance.

Por otra parte señaló que actualmente hay 260 mil empresas, “hemos crecido en 65 mil empresas registradas en nueve años”. También destacó que “la recaudación prácticamente se ha duplicado, según se la mida en términos reales, comparada con precios o con salarios. Si se observa la recaudación en términos constantes y en relación a los precios, aumentó un 134% más que los precios, y aumentó un 66% más que los aumentos de salarios”.

A partir de la reforma de 2009 hay 60 mil jubilados más. En total el BPS paga 770 mil pasividades a 620 mil personas. Esta diferencia es porque hay personas que tienen dos jubilaciones.

“Hay unas 400 mil jubilaciones, pensiones por invalidez o discapacidad han aumentado un 40% en los últimos años, y en forma similar los jubilados por incapacidad (hay unos 50 mil). Se pagan unas 500 mil asignaciones familiares.

El BPS antes de la reforma de la salud tenía 300 mil afiliados Disse, y hoy estamos hablando de más de 2,3 millones de afiliados, que siguen ingresando hasta el 2016”, agregó Murro.

El presidente del BPS destacó que ahora “no solo hay más beneficiarios, sino que también han cambiado los montos. Las asignaciones familiares prácticamente han triplicado su valor para la mayoría de la gente. En el caso de las jubilaciones y pensiones han tenido una recuperación en estos nueve años del 50% más de lo que han aumentado los precios. En tanto las jubilaciones mínimas han tenido una recuperación real de casi el 170%”, subrayó.

“Llevamos por primera vez en la historia del BPS, nueve años seguidos de que todas las pasividades aumentan más que los precios. En el mejor de otros momentos había aumentado cinco años seguidos” destacó.

Murro señaló que el país ha tenido otros períodos de crecimiento económico, pero que no se reflejaban en los salarios ni en las jubilaciones y prestaciones sociales.

Aumento de las jubilaciones mínimas
El presidente del BPS destacó especialmente los aumentos especiales de las jubilaciones mínimas realizadas por encima de lo que marca la ley.
Murro señaló que actualmente hay solo siete mil personas que cobran menos de 7.000 pesos en el BPS. Eso se debe, explicó a que son personas que cobran otra jubilación o prestación del exterior, o de otra caja en lo nacional.

“En el año 2004 había 140 mil personas que cobraban entonces menos que el equivalente a 7.000 pesos de ahora a valores de aquel momento” señaló Murro.

Esta mejora de las jubilaciones mínimas se debe a que además de los aumentos anuales que se establecen en enero, se acordó un aumento extra para las mínimas a mediados de año.

Aseveró que “si no se hubieran dado los aumentos especiales de jubilaciones mínimas, hoy tendríamos mínimas de 2.400 o 3.300 pesos y para alguna gente incluso de menos. El monto de las mínimas está en el doble o triple de lo que legalmente debería estar” subrayó.

El presidente del Directorio del BPS dijo que la mejora en las jubilaciones se debió entre otras cosas “porque hay Consejos de Salarios después de 15 años sin negociación colectiva, sin Consejos de Salarios. El hecho de haber negociación colectiva, por la reforma constitucional de 1989, se mejora las pasividades y además de eso se ha agregado el aumento constante de las mínimas que nunca se había hecho en Uruguay”.

Murro agregó que además de las jubilaciones, “se ha mejorado lo que se cobra por licencia por enfermedad y se ha agregado la licencia por paternidad y medio horario de trabajo. En solo 8 meses de vigencia de la ley ya tenemos 25 mil beneficiarios.

Además se ha mejorado lo que se cobra por seguro de paro. A partir de la reforma de 2009 se ha creado un mecanismo por el cual los primeros meses del seguro de paro, que son los más difíciles, se paga más y en algunos casos hay posibilidad de extensión del amparo. Se ha mejorado el monto de lo que se paga de licencia por enfermedad. Lo que se pagaba antes era el monto más bajo y más injusto, se ha triplicado lo que se paga como tope”.

Sostuvo que esto ha sido posible por la mejora de la cantidad de puestos que cotizan a la seguridad social, la mejora de la cantidad de empresas, y por el aumento del salario de las personas que cotizan. “Esto se ve además en la reducción de la evasión. La evasión medida en puestos de trabajo que no cotizaban, bajó del 40 al 17%, y la evasión medida en dinero, bajó del 40 al 20%” enfatizó.

¿Aumentar la edad de jubilación?

Uruguay está en una buena situación y no parece necesario aumentar la edad para acceder al beneficio. Murro señaló que en la mayoría de los países en que se aumentó la edad de jubilación, como muchos países desarrollados, lo que se aumentó fue la edad legal, jurídica para acceder a la misma, pero la edad real de jubilación bajó, porque al mismo tiempo que aumentaron la edad legal, se crearon una serie de mecanismos que permitieron el retiro anticipado de las personas.

“En eso Uruguay tiene una ventaja, tiene una edad legal de 60 años, pero la real de jubilación es de 63 años. Esa edad está por encima de la de muchos países europeos, algunos tienen edad legal de jubilación de 65 años pero se jubilan a los 58 años.

Hay un estudio de los 22 países de la OCDE y en 20 de ellos, la edad real de jubilación bajó entre 1970 y 2010”, apuntó.

Sobre algunos reclamos de realizar una reforma para aumentar la edad de jubilarse, Murro comentó que “se está discutiendo mal el aumentar la edad de jubilarse. Estamos dispuestos a discutirlo en serio, pero muchas veces se discute al bolazo. No solo hay que discutir la edad sino con cuánto se jubila la gente, con cuantos años de trabajo. Uruguay en eso está muy bien parado. En Uruguay la gente se está jubilando a los 63 años y con 37 años de trabajo”, indicó.

Destacó que Uruguay, que es el país más envejecido de América Latina junto con Cuba, en los últimos nueve años ha mejorado la relación activo pasivo.

“En el año 2004 era 1,8 activo por un pasivo, hoy es 2,8 activo por pasivo. Eso se ha logrado al mismo tiempo que un aumento de cotizantes y de un aumento muy importante de beneficiarios”.

Para el futuro dijo que “está previsto que hasta 2030 tengamos un sistema financieramente sostenible y más o menos con esta misma relación de activo pasivo. Los problemas podrían presentarse a partir de 2040 o 2050 y creo que tenemos tiempo razonable para ir haciendo cambios periódicos en el sistema”.

Aumentos o aguinaldo

Murro reconoce que el cobro de un aguinaldo es un reclamo de los jubilados. Destacó que la preocupación del BPS es hoy mantener el aumento constante de las pasividades, por encima de los precios, ya que de esa manera se transforma en un incremento que queda definitivo. Recordó que en otras épocas, con jubilaciones muy bajas se pagó un aguinaldo, y otras veces se pagó algo parecido por una solo vez según alguna ley aprobada para la ocasión.

“Lo fundamental es que las jubilaciones sigan mejorando su nivel de compra, sigan aumentando más que los precios, que sigan acompañando el aumento de los salarios. Además se puede mejorar lo que venimos haciendo como mejorar la canasta de fin de año, que se aumentará este año, y que se otorga desde 2006 a 150 mil jubilados y pensionistas de menores ingresos. Nunca se había dado algo con tanta continuidad” señaló. Advirtió que hay que cuidar que se prometa un aguinaldo y se deje de aumentar las jubilaciones por encima de los precios. Cada aumento de las jubilaciones, que han sido algunos puntos por encima de la inflación, ha costado unos 500 millones de dólares cada vez.

Aporte social

Solo en pago de discapacidades hay un presupuesto anual de 500 millones de dólares. Se pagan prestaciones a 150 mil personas con discapacidad por mes, 65 mil son pensiones por invalidez, 50 mil jubilaciones por incapacidad, 20 mil pensiones por sobrevivencia, 20 mil ayudas extraordinarias para que concurran a institutos de rehabilitación.

“Hoy no necesitamos nada, o casi nada”
Financiación del BPS según la normativa

Murro recordó que el BPS, según la Constitución y las leyes, tiene tres fuentes de financiamiento, los aportes obreros patronales, los impuestos afectados, particularmente el IVA (7 puntos), y la asistencia financiera del Estado en caso de que las otras dos fuentes de financiamiento no alcancen.

“Hasta 2004 o 2005, el BPS necesitaba 1.200 a 1.400 millones de dólares anuales de asistencia financiera. Hoy no estamos necesitando nada, o casi nada. Eso pese a que tenemos más beneficiarios y pagando más montos” subrayó.

Por otra parte Murro señaló el aporte del banco en la colaboración para desarrollar los planes sociales del gobierno.

“El BPS viene colaborando con todas las reformas que ha propuesto el gobierno en estos años. El Plan de Emergencia donde atendíamos a 10 mil personas por día en 2005. La reforma de la salud en 2008, la reforma tributaria del 2007, reforma de las jubilaciones y seguro de paro de 2009, la nueva ley de maternidad, las actividades de implementación del sistema de cuidados. Todo esto el BPS lo hace con el mismo porcentaje de gasto de gestión, en torno al 5%, y con la misma cantidad de funcionarios.

Habría que hacer un estudio de cuánto se ha ahorrado el país gracias a que el BPS con el mismo personal y el mismo gasto de gestión, ha ayudado a implementar todas estas reformas”, consideró.