Al cierre de esta edición se estaba realizando la asamblea de socios de la Mutual de Futbolistas. Esta asamblea era extraordinaria y había sido solicitada por el movimiento Más Unidos Que Nunca.

El orden del día establecía tres puntos: remoción de las autoridades de la comisión directiva, remoción de la comisión fiscal y la designación de una nueva comisión directiva con cinco titulares y tres suplentes que tendrá como objetivo convocar a otra asamblea general a los efectos de dar comienzo al proceso eleccionario.

De acuerdo a los estatutos, lo que establece el artículo 9 del estatuto de la Mutual es que los habilitados para votar eran los socios activos (los futbolistas, menos los cadetes que son los menores de 18 años), los honorarios y los protectores.

En la jornada del lunes, a pocas horas de realizarse la asamblea, surgieron varios inconvenientes sobre algunos planteles que supuestamente no podrían participar por no estar al día con el pago de su cuota social, situación que no es de responsabilidad de los jugadores sino de los clubes que son quienes deben hacer efectivo ese pago en el momento de abonar los sueldos.

Otro tema de conflicto fue que la directiva de la Mutual no permitió la presencia de un veedor de la Secretaría Nacional del Deporte (SND) en la asamblea, cosa que había pedido el colectivo de futbolistas Más Unidos Que Nunca. Saravia comunicó que “no se autoriza la presencia de un veedor de la SND ya que irán dos veedores designados por parte del Ministerio de Educación y Cultura”.