“Apoyamos a la presidenta Rousseff, esperamos que Brasil resuelva esta crisis de manera institucional. Necesitamos un socio fuerte”, afirmó Malcorra en rueda de prensa en el Palacio San Martín (sede diplomática), al recordar que Brasil es su primer socio comercial.

La canciller dijo que si bien por el momento Brasil no es uno de los temas que tienen en agenda con el presidente estadounidense Barack Obama, que visitará la nación el 23 y 24 de marzo, indicó que se tenía como objetivo emitir un pronunciamiento a nivel del Mercosur -Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela- antes de su arribo a Buenos Aires.

“Esperamos que se resuelva de la mejor manera posible esta crisis, siempre en el marco de la institucionalidad democrática de Brasil”, subrayó. Brasil, primera economía de América Latina, está golpeado por la recesión y la crisis política derivada por el escándalo de la estatal petrolera Petrobras. En un país convulsionado y dividido, Rousseff enfrenta un pedido de juicio político de destitución en el Congreso, por presunta manipulación de las cuentas públicas.

Para tratar de recomponer su alianza de gobierno, la presidenta nombró la semana pasada como jefe de gabinete al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003/2010), quien es investigado en una causa vinculada al escándalo de Petrobras. “Yo quiero creer que ella (Rousseff) lo hizo para fortalecer su gobierno desde el punto de vista operativo, no para cubrir una causa judicial. Desde ese punto de vista, es absolutamente válido. Ahora, no cabe la segunda intencionalidad, que no me consta”, dijo Macri en una entrevista publicada el domingo por el diario La Nación.