Con el respaldo de los cinco partidos políticos, la cámara baja dio vía libre a la remunicipalización de algunos distritos del país establecido en un proyecto que apunta a corregir deficiencias administrativas en cuanto a la regionalización de áreas en varios departamentos del país. El proyecto lleva el nombre de “nómina de municipios y distritos electorales”.

En pocas palabras, la iniciativa del gobierno aumenta los municipios y las circunscripciones electorales de 89 a 112.

No fue fácil el trámite del debate pese a haber sintonía en la importancia política de la descentralización municipal, sobre todo en algunas localidades del interior profundo del país tal como lo recoge el espíritu del proyecto , apuntaron desde todas las bancadas.

Blancos, colorados e independientes pusieron el acento en algunos artículos que contiene la iniciativa y que ahora está en manos del Senado para su sanción en la mañana de hoy, argumentando que en algunos casos se sospechaba que la reorganización de los distritos municipales apuntaba –decían- a asegurarse para el Frente Amplio una mejor votación en las instancias electorales departamentales en zonas del interior.

En ese sentido, los partidos de la oposición intentaron introducir algunas modificaciones (sustitutos y aditivos) a los artículos del proyecto, pero sin éxito alguno. Salvo una corrección que fue advertida por el partido Nacional y que tuvo el ok de la bancada oficialista. Es el referido a otorgarle a la Corte Electoral las potestades legales necesarias para corregir, si así lo entendía necesario, “los errores u omisiones” que advierta en la ley.

El partido Colorado y el Independiente votaron en contra a esta propuesta señalando casi al unísono cosas como “¿para qué estamos haciendo una ley si permitimos que después la modifiquen”?. “Hay que ser muy precisos en las normas electorales” subrayó en su defensa el Independiente Iván Posadas.

Precisamente colorados e independientes intentaron introducir el voto cruzado para las próximas elecciones departamentales pero no contaron con el apoyo ni del Frente Amplio ni del partido Nacional. El exintendente por el partido Nacional Omar Laffluf, del departamento de Río Negro, argumentó que “los alcaldes deben trabajar junto al intendente y del mismo partido” para que exista sintonía en la gestión de la administración.

Posada fue quien redactó el aditivio para el voto cruzado entre municipios y alcaldías y, molesto por el menguado respaldo de los nacionalistas a su propuesta, el independiente dijo: “parece que hay algunos que quieren descentralizar pero no tanto. Parece que se quiere coartar la libertad de acción a los gobiernos locales”.

El blanco Jorge Gandini en su exposición, aplaudió la actitud del presidente Vázquez en cuanto a dar muestras de coordinación, entre gobierno y oposición, en aquellos proyectos que eventualmente llevaran el rótulo de “urgente”, como el aprobado anoche en Diputados. Sin embargo, consideró el gesto del presidente únicamente de “cortesía” porque –dijo- los partidos políticos no tuvieron tiempo de interiorizarse sobre la ley que envió y ayer se votó.

Opiniones

El exintendente de Maldonado Oscar de los Santos apoyo fervorosamente la iniciativa y manifestó su deseo de que “antes que termine esta legislatura deberíamos aprobar una nueva ley aumentando aún más la cantidad de municipios”. Entiende que la norma que hoy se convertirá en ley “es un avance en el proceso de descentralización que inicialmente no recogió el consenso político”, recordó.

Para Gandini, el proyecto contiene “errores” porque entiende que el gobierno se basa en informes del último censo del INE pero que a veces esas estadísticas “no se condicen con la realidad demográfica”. “Creemos que hay intencionalidad política del gobierno” apuntó.

El colorado Ope Pasquet en tanto, confesó que su bancada no tenía “información” y que “lo único que haremos al aprobar este proyecto es un acto de fe”. Reconoció que “los tiempos nos apremian y debemos aprobar la norma (pero) es demasiado audaz decir que la Corte Electoral se encargará de enmendar eventuales errores que contiene la norma”.

“Intimo a bajar el precio de los combustibles”

Nicolás Olivera es un joven diputado del partido Nacional por el departamento de Paysandú. En esta flamante legislatura, el hombre está sumando millas en su desempeño como representante nacional y, como para que vaya acostumbrándose a la lucha política a nivel nacional, ya vivió su primer fracaso legislativo.

El novel diputado debutó ayer exponiendo en la clásica media hora previa; un espacio del parlamento menguadamente reglamentado y casi desacartonado donde el legislador que así lo quiera puede referirse a lo que guste y antoje, como por ejemplo un eventual problema del departamento de donde proviene, un acontecimiento nacional, un hecho internacional o hasta incluso un problema personal que sufra íntimamente, como ha pasado en la anterior legislatura donde un ahora exdiputado colorado se quejó en ese espacio variopinto porque los ascensores del palacio Legislativo no funcionaban adecuadamente, según había advertido.

Pues bien, el sanducero Olivera comenzó su exposición criticando a los medios de prensa y a los partidos políticos que se habían hecho eco de la crisis institucional de Paysandú para, tras cartón, apuntar al gobierno porque entiende que este aún no ha bajado el precio de los combustibles al mismo ritmo que ha descendido el valor del crudo a nivel internacional.

“Yo intimo” dijo y repitió “sí, intimo al gobierno y a las autoridades competentes a bajar el precio de los combustibles”. Olivera no se percató porque parecía ensimismado en su exposición pero, las tres palabras “intimo – al – gobierno” entraron chirriando en los 100 oídos de los 50 diputados del Frente Amplio.

Tanto fue el malestar que, como casi nunca ocurre por razones de cortesía parlamentaria, el oficialismo no permitió que las palabras del joven Olivera fueran remitidas –para que todo el mundo se enterara- adonde él había pedido; una larga lista de organismos del Estado, otra más extensa nómina de medios de comunicación, a las juntas departamentales y a las intendencias y, muy especialmente, a Ancap.

La solicitud de Olivera fue apoyada por sólo 34 votos a favor en 72 diputados presentes en sala. Violín en bolsa para el entusiasta diputado de Paysandú. Ahora, a esperar que en abril Ancap analice eventualmente ajustar los valores de los carburantes, como se prometió en su momento desde el mismo gobierno.