Una de las principales conclusiones de la encuesta arrojó que el 49% de los chilenos creen que el consumo de drogas ilícitas debería considerarse “un problema de salud pública”.

El senador Ricardo Lagos Weber (PPD) al presentar la encuesta agregó que “el 70% de los chilenos cree que la posibilidad de despenalizar el consumo de drogas y el tratarlo como un tema de salud pública planteado por la OEA en uno de sus escenarios tendrá un impacto positivo sobre las políticas del país”.

También sostuvo que se hizo una evaluación acerca de la percepción de lo que está ocurriendo en Uruguay, y demostró que “el 41% de los chilenos apoyan la legalización impulsada en (ese país) y que fue aprobada en diciembre del 2013 por el Senado Nacional”, y aseguró que “los gobiernos progresistas se están abriendo a asumir un liderazgo no solo en política de drogas, sino también en política ciudadana, que era un monopolio que se les había entregado en bandeja a los partidos y líderes de derecha, y ahí van a venir avances tremendos”.

A su vez, el legislador afirmó que “la experiencia que está llevando a cabo Uruguay, con respecto a la despenalización, recibe una mirada positiva en la mayoría de los países que fueron encuestados, tal vez es un escenario posible de fomentar más o educar más, respecto a esa experiencia uruguaya en nuestros países”.