La segunda surgió de las reuniones sostenidas con el presidente norteamericano Barack Obama y otros mandatarios de las que surgió el apoyo que podríá tener Uruguay por el juicio que mantiene enfrentado a nuestro país con la tabacalera Philip Morris.

Tras participar en una mesa redonda con la sociedad civil, que compartió con los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de Costa Rica, Guillermo Solís, Vázquez declaró que se le informó que Acnur cuenta con los recursos para el mantenimiento de los ex presos de Guantánamo y que gracias a ello próximamente van a tener una vivienda.

El presidente recordó que ese tema ha sido planteado por Uruguay, tanto por su gobierno como por el anterior de Mujica en varios ámbitos, y que ayer el canciller Rodolfo Nin Novoa le transmitió la novedad.

Por otro lado, el presidente comentó que planteó a los jefes de Estado los efectos negativos que tiene el tabaco en las personas y solicitó el apoyo de todo el continente americano para el juicio que la empresa Philip Morris le inició a Uruguay tras la entrada en vigencia de la ley antitabaco.

La solicitud fue bien recibida por sus pares quienes le solicitaron que impulse a nivel del Mercosur políticas contra el tabaquismo similares a la que está vigente en Uruguay.

Guantánamo

La novedad sobre la ayuda que los ex presos de Guantánamo radicados en el país podrían recibir de parte de Acnur fue tomada de muy buena manera por la delegación uruguaya.

Antes de su partida a Panamá, Vázquez dijo que iba a reclamar apoyo de Estados Unidos para la atención de los ex detenidos de Guantánamo que están teniendo problemas de adaptación a la sociedad uruguaya. Algo que fue compartido también por el ex presidente Mujica quien invitó a Estados Unidos “a no hacerse el sota y poner el huevito” para la atención de los ex presos, ahora refugiados en nuestro país.

Asimismo, el vicepresidente Raúl Sendic admitió esta semana que ya había habido contactos con Estados Unidos por ese tema.

Ayer por la tarde, el presidente Vázquez participó en una mesa redonda cerrada a la prensa, con representantes de la sociedad civil junto al presidente norteamericano Barack Obama y de Costa Rica Gullermo Solís, en la que pudo dialogar con el jefe de Estado norteamericano.

Vázquez, que al llegar a la cumbre lamentó que Cuba no haya sido integrada antes a estos eventos, fue testigo del encuentro de Obama con dos representantes de la oposición cubana, el abogado Laritza Diversent y el activista político Manuel Cuesta Moura, presentes en la mesa redonda. La mesa redonda se realizó en el marco del Foro de la Sociedad Civil, paralela a la VII Cumbre de las Américas.

Sobre el encuentro, Vázquez comentó que el doctor Eduardo Blanco realizó una presentación sobre el tema de las enfermedades crónicas no transmisibles y el efecto del tabaquismo. Explicó que se solicitó el apoyo a lo que Uruguay está trabajando en ese tema, y destacó que representantes de organizaciones civiles propusieron que Uruguay impulse que el Mercosur adopte políticas similares.

Encuentro con la Cámara de Comercio norteamericana

En sus primeras horas en Panamá, el presidente de la República, Tabaré Vázquez, el director de la OPP, Álvaro García, y el canciller Rodolfo Nin Novoa, mantuvieron un encuentro con la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

La reunión se llevó a cabo en el marco del II Foro Empresarial de las Américas “Integración Productiva para un Desarrollo Inclusivo”, y allí la delegación uruguaya hizo una presentación sobre las oportunidades de inversión en nuestro país.

Se hizo hincapié en las características de Uruguay como plataforma de servicios globales. El presidente Vázquez comentó que “nos vamos muy contentos de la reunión por la posibilidad de que capitales privados lleguen a invertir a nuestro país en áreas prioritarias”.

Situación en Venezuela

Por otra parte, Vázquez condenó la declaración del gobierno norteamericano de declarar a Venezuela como una amenaza a su seguridad nacional. “Rechazamos la medida que Estados Unidos ha aprobado y llamamos al diálogo”, afirmó en Panamá.

Reiteró que “Uruguay defiende el principio de la no intervención en asuntos internos de otros países y la autodeterminación de los pueblos” y añadió que preocupa la situación de Venezuela como la de cualquier otro país de la región.

“Con respecto a la situación interna de Venezuela los uruguayos tenemos un principio que vamos a defender siempre que es la no intervención en asuntos internos de otros países y la autodeterminación de los pueblos, es un mandato que nos viene desde la historia de nuestro prócer Artigas”, agregó.

“Nos preocupa la situación interna en Venezuela, en Colombia, en Perú, en Paraguay, en Brasil, en Argentina. Los uruguayos no estamos en una isla, estamos en un contexto americano y nos preocupan todos los problemas que tienen nuestros hermanos latinoamericanos, y en lo que podamos ayudar para que solucionar esos problemas, muy modestamente lo vamos a hacer”, enfatizó.

Firme con Philip Morris

Vázquez adelantó en la Cumbre que mantendrá firme la política antitabaco más allá de lo que resulte del juicio que le inició al país la tabaquera norteamericana Philip Morris. Adelantó que trataría el tema en el evento que compartirá con el presidente norteamericano Barack Obama, y señaló que invitó a participar del mismo al médico Eduardo Blanco, representante de una ONG antitabaco.

Señaló que solicitará apoyo al presidente Obama por el juicio iniciado por Philip Morris ya que “el presidente Obama se ha expresado públicamente en la gravedad de este problema y el impacto que tiene en la población”.

“Acá la cuestión es -y yo creo que esto interesa a todos los pueblos latinoamericanos y del mundo- entre el derecho y la obligación que tenemos los gobiernos de defender la salud de la población ante el interés estrictamente comercial que tienen las multinacionales del tabaco. A las multinacionales del tabaco no les interesa la salud de nuestra gente”, agregó.

“La humanidad no ha conocido una pandemia mayor que la del tabaquismo, por año mueren en el mundo entre 7 y 8 millones de personas por consumir tabaco, los gobiernos tenemos la obligación de defender la salud de nuestra gente.

Y ante esto una multinacional como Philip Morris se alza contra un país pequeño como Uruguay, para quizás si logra en este pleito un triunfo, un beneficio, escarmentar a otros países de la región para que no tomen las medidas que tomó Uruguay para proteger a su gente.

Uruguay no tiene miedo y va a enfrentar este juicio, sabemos que tenemos la razón y el apoyo de todos los ciudadanos y organizaciones internacionales.