El pasado 5 de agosto un grupo compuesto por integrantes del Museo de Arte Precolombino e Indígena (MAPI), de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE) y del Centro Universitario Tacuarembó (CUT) de la Universidad de la República, se trasladó a Aceguá para entrevistarse con el grupo indígena perteneciente a la etnia mbyá-guaraní.

Viajaron el director del museo, Facundo de Almeida; la arqueóloga Carmen Curbelo (FHCE/CUT/UDELAR), el arqueólogo Luis Bergatta, coordinador de exposiciones del MAPI; y Belén Cantera, técnica del MIDES/Regional Cerro Largo. El objetivo fue reconocer la situación del grupo y ofrecer mediación para cualquier circunstancia que los coloque en situación vulnerable por sus prácticas culturales diferentes.

Esta familia perteneciente a la etnia mbyá-guaraní, se encuentra instalada desde hace algunas semanas en un predio cercano a la línea de frontera de la localidad arachana, en el que existe un cañaveral que les provee la materia prima para confeccionar canastos de diversos colores y tamaños, producción artesanal que complementan con la realización de tallas en madera y que representan diversos animales autóctonos.

El grupo representa un teko´a, esto es un grupo de personas unidas por lazos de parentesco bajo la autoridad de un cacique. En los próximos meses pretenden instalarse en un predio rural de la zona, con cuyo propietario acordaron la plantación de diversos cultivos entre otros el maíz.

La visita fue coordinada desde el MAPI y la Udelar con la subsecretaria de Desarrollo Social, Ana Olivera y la coordinadora regional del MIDES en Cerro Largo, Aida Silveira, quien junto a su equipo presta asistencia al grupo Mbya-Guaraní en un contexto respetuoso de su idiosincrasia. El MAPI adquirió un conjunto de artesanías -canastos y tallas en madera-, que serán puestas en venta en su tienda (25 de Mayo 279).

El dinero recaudado será destinado a futuras adquisiciones de las artesanías confeccionadas por este y otros grupos Mbya-Guaraní presentes en el país. Entre las piezas adquiridas se destacan: ajaka guachu (canasto grande), ajakaí (canasto pequeño), chivi (jaguar), karumbe (tortuga), kaguare (oso hormiguero) y urukure’a (lechuza).

Según la antropóloga social Analía Pérez Landa, una de las características de esta población es la migración por Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay, impulsada por una concepción religiosa-comunitaria, dinamizados por la búsqueda de nuevos espacios para crear y mantener su modo de vida, «nuestra común manera de ser». Conciben al territorio que engloba estos cuatro países, como una amplia red de ancestralidades, historias y memorias, que unen a su pueblo en una red de pertenencia. Uruguay es parte de su concepción de territorio, de su memoria y vivencias.