Por: Francisco Connio

Dijo que “nos parece bien que se ponga a resguardo con respecto al consumo y a la ingesta; para nosotros es una preocupación la ingesta de alcohol, mucho más cuando en Uruguay ha bajado la edad de ingreso al consumo, al punto que hoy anda en el entorno de los doce años.”

Señaló que entre esa edad y los catorce años, hay ingesta de alcohol a niveles importantes “donde, desde la cerveza saltan a las bebidas con 40º, 45º grados trayendo no solamente un tema perjudicial para la salud de quienes lo consumen sino para la sociedad. El índice de muerte hoy entre jóvenes de 22 a 35 años es por accidentes de tránsito y la mayoría de las veces es por ingesta alcohólica. Por lo tanto toda normativa que trate de regular, controlar, de generar hábitos más saludables está bien”, precisó.

El dirigente del gremio de la bebida insistió en que “los aumentos a los tributos al alcohol, e incluso la represión, son herramientas que el gobierno lo puede utilizar pero consideró que lo más adecuado es educar desde la escuela”.

Uruguay con triste historia en el alcohol

Asimismo subrayó que Uruguay tiene una “triste historia” con respecto al tema alcohol, y recordó que “hace unos años atrás, no muchos, había publicidad que decía “tome vino, porque el vino es vida; bébalo usted y déselo a sus hijos”. Y sabido es que el vino o el alcohol no es vida. Que haya una ingesta moderada, una ingesta social me parece bárbaro pero creo que debería haber una educación desde la escuela, por el tema de la ingesta”.

Read dijo que en este país hay tres formas de ingesta masivas: los vinos, que anda por los 73 millones de litros anuales, la otra es la cerveza alrededor de 101, 102 millones y después las bebidas espirituosas con un grado alcohólico importante como son las cañas, los whiskys, los vodkas.

Y para un país como el nuestro, que la mitad de la población está en Montevideo, se supone que la mitad de la ingesta está en la capital por lo cual parecería ser mas fácil detectar dónde está el problema”.

Sin embargo el número de jóvenes que beben crece paulatinamente desde hace algunos años y precisó que desde hace unos años “se han instalado las previas y han tomado como punto de referencia las estaciones de servicio de Montevideo, para juntarse porque hay movida, tienen mayor seguridad, esta más iluminado y en las tardecitas en las estaciones, en los entornos se empieza a llenar de gurises. Y el consumo es el “tetra” (cualquier vino en caja) y la cerveza, que evidentemente han generado nuevos hábitos en la juventud”, señaló.

Read siempre ha estado en el tema prevención y recuerda que desde hace muchos años, “nosotros hemos tenido un seguimiento y hemos trabajado mucho sobre el tema de consumo moderado, pero hay un tema interesante.  Yo laburo con el tema alcohol desde el año 1991 y lo hemos hecho conjuntamente con comisiones interdisciplinarias, con ministerios incluidos, y hasta llegamos a hacer un trabajo de alcoholismo laboral, de vinos en los cuarteles”.

Estudio sobre alcohol en los gremios

Recuerda incluso que “hace algunos años atrás se había estudiado la ingesta de alcohol en los gremios, porque existían como mitos y en aquella época en la que hicimos esos estudios, estaba el gremio de la pesca en primer lugar de consumo, segundo el gremio médico, tercero la construcción, cuarto el sector militar y quinto el gremio de la bebida y nos llamó la mucho la atención cuando hicimos el trabajo en los cuarteles, porque un soldado, alcohólico y armado…” y deja la frase cortada aunque bien entendida por suepuesto.

Sin embargo el sindicalista tiene un punto de vista muy especial en cuanto a ese consumo al punto que recuerda que la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud “insistían entonces en que Uruguay debería reconocer el alcoholismo como una enfermedad, como está reconocido prácticamente en todo el mundo.

Pero las patronales juegan muy fuerte aquí porque cuando una persona va al Banco de Seguros con una rodilla rota porque se cayó producto que estaba alcoholizado en el registro de ingreso aparece “rotura de rotula, meniscos o lo que sea”. Pero no dice que entró ahí con un “pedo azul”. Cuando tenés ausentismo laboral porque te pasás de rosca con los tragos, no decís que es por eso, se inventan cualquier otra cosa entonces declarar al alcoholismo como enfermedad generaría una serie de consecuencias.

De hecho deberían atenderte en un sanatorio u hospital como una enfermedad, ver qué tipo de tratamiento te dan, porque en realidad es una enfermedad, una adicción, entonces lo tenés que tratar como un enfermo y te lo dice un alcohólico. Y que lo mencione yo que soy dirigente del gremio de la bebida está bien, porque inhibe a muchos compañeros que consumen.”

E insistió en que si al alcohólico se lo considera un enfermo, ”generaría un gasto a los hospitales, a la salud pública y privada  porque hay que integrar el paciente y atenderlo, lo tenés que internar y tratar con psicólogos, psiquiatras o lo que sea y generaría un gasto, que a esta altura por ser un problema tan grande, entiendo que sería una inversión”.

Para Richard Read estamos ante un problema mucho más grave porque “no existe una propaganda que diga que fume con moderación, como sí sucede con la publicidad de ciertas bebidas producto que es una ingesta social.

Si sos una persona que tiene un grado de alcoholismo de adicción y tenés que consumir un litro de alcohol todos los días ya es grave, pero no se soluciona aumentando el precio del producto porque tenemos el ejemplo del cigarro, sube y sin embargo se sigue consumiendo. Por lo tanto creo que por la idiosincrasia del uruguayo el consumo lamentablemente va a estar”.

Vázquez vivió el problema del tabaquismo de cerca

Y al final dejó colgado un pensamiento. Porque más allá que Uruguay tomo la bandera en la lucha con el tabaquismo y ahora con el regreso de Tabaré Vázquez se ha instalado una lucha descarnada contra el alcohol, para Read el hecho que el presidente sea médico y oncólogo “pesa mucho, porque vivió de cerca la catástrofe y el desastre que genera el tabaco en los pulmones generando cáncer. Creo que en ese sentido y por esa situación hay un mayor empuje a atacar ese flagelo. En cuanto al tema del alcohol  es diferente, de todos modos cuando rompés la moderación permitida y te vas a los extremos no tenés vuelta”.

Consumo

“Hay una gran preocupación por la ingesta de alcohol, mucho más cuando en Uruguay ha bajado la edad de ingreso al consumo, al punto que hoy anda en el entorno de los doce años”.