La decisión, según informó la empresa, se generó en virtud de la rescisión del acuerdo de cooperación que fuera firmado con Aerolíneas Argentinas, lo que dejó a la empresa e una situación de inviabilidad económica que hace imposible su operativa, según señalan los empresarios en un comunicado. La quiebra se produce en medio de la temporada estival, donde además de los destinos internos en Argentina, hay un gran volumen de pasajeros volando desde y hacia Punta del Este.

Desde el gobierno uruguayo esperan que otra compañía pueda ocupar esas frecuencias.
“Siempre que desaparece una línea aérea es un problema para Uruguay y para toda la región”, dijo la ministra de Turismo, Liliam Kechichian.