Femen, el grupo feminista de protesta ucraniano que desde 2008 se ha extendido por Europa e incluso en Medio Oriente, y se caracteriza por manifestarse con los senos desnudos por los derechos de las mujeres; publicó este miércoles en su sitio de Facebook español una crítica fuerte a la religiosidad junto a una imagen en la que tres activistas se muestran desnudas tapando sus genitales con representaciones de la Biblia, el Corán y la Torá.

“Todas estas grandes religiones monoteístas parten de un Dios padre, que reproduce por analogía, un sistema patriarcal, sumando un comando más al gobierno de dominación masculina en la sociedad. La religión es el estigma que impide el progreso en la sociedad desde el momento de su nacimiento. Es el factor que destruye y condena todo aquello que sea distinto a la rectitud que dicta su palabra, imponiéndose por medio del miedo al avance”, expresó el movimiento.

Para Femen, los libros sagrados son “textos escritos por hombres para gobernar a las mujeres, de los que el feminismo no puede partir o ser deudor si quiere alcanzar la liberación”.

“No hay libertad dentro de la religión y su moral, sea cual sea, pues nos obliga a adoptar unos dogmas que nacen de una creencia donde el hombre es el que ha de dirigir la herencia del dios, donde la mujer tiene dueños y es esclava. El hombre es la cabeza de la Iglesia, la mujer el apéndice de éste, cuya función es: oir, ver y callar”, sentencian, en tanto citan tres pasajes correspondientes a los tres textos con los que ejemplifican su postura.

“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador” (Efesios 5: 22 & 23), escriben tomando el texto de la Biblia; mientras que añaden que la Torá dice: “Hablo Jehová a Moisés, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: La mujer cuando conciba y dé luz a un varón, será inmunda 7 días…. Y si diera luz a una niña, será inmunda dos semanas…”(Levítico 12: 1, 2 & 5); y agregan, que el Corán plantea: “Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Allah ha dado a unos sobre otros y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, de lo que Allah manda que cuiden.¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! Si os obedecen no os metáis más con ellas” (Al-rijal qawwamun ‘ala-n-nisa…4,34).