Edwin Cardona y Wilmar Barrios fueron denunciados por dos mujeres tras un episodio ocurrido en un edificio de Puerto Madero y su futuro es incierto. El hecho ocurrió entre el sábado 13 y el domingo 14 de enero. Los futbolistas se encontraban en el domicilio de Barrios, en Puerto Madero. Estaban junto a otros seis involucrados y, según relataron los propios jugadores, fue uno de ellos quien llevó a las dos mujeres al departamento. Allí fue donde, según las denunciantes, sufrieron agresiones a lo largo de la madrugada del domingo.

El martes 16, ambas realizaron la denuncia en la Prefectura y, 24 horas más tarde, la ratificaron. La carátula de la causa en principio era lesiones y amenazas, pero el jueves cambió y ahora los futbolistas son acusados de abuso sexual.

Según reveló TyC Sports, las víctimas son Katherine Alayo y Cinthia Giménez, dos chicas que fueron contratadas por uno de los amigos de los futbolistas para un evento privado durante el día domingo. Una de ellas también estuvo durante el sábado junto a otra, quien debería presentarse a declarar este jueves.

Cinthia Jiménez, una de las denunciantes, dio declaraciones al canal C5n luego de ratificar su denuncia en la Fiscalía: “Yo mi verdad se la di a la jueza. A mí nadie me violó y eso lo quiero recontra aclarar: en ningún momento yo denuncié abuso sexual ni violación. Sí fui maltratada, fui golpeada, y tengo las pruebas y los audios, eso se va a conocer con el tiempo y cuando la jueza lo ordene”. Los audios que tengo son pidiéndome disculpas por los maltratos. Lo demás, lo que haya dicho o hecho Kathy (Katherine Alayo, la otra denunciante), no me incumbe y no voy a opinar de lo que ella dijo o declaró porque yo no tengo nada que ver con eso.

Durante las últimas horas trascendieron dos audios de un hombre intentando convencer a las chicas para que dejen de lado la denuncia y para tratar de “arreglar” por otra vía el conflicto. Se presentaron como pruebas ante la fiscalía.

Repercusiones en Boca y Selección Colombia

Mientras Daniel Angelici pidió mesura en las primeras horas, luego de que se haya dado a conocer el escándalo, lo cierto es que los dirigentes de Boca están enojados y exigen sanciones ejemplares. La primera consecuencia llegó de la mano del cuerpo técnico, que los marginó de la convocatoria ante Aldosivi -a pesar de que en un principio los habían confirmado- y del viaje a Mar del Plata, por lo que se perderán también el Superclásico del próximo domingo. En caso de confirmarse tal cual se describieron los hechos, el club podría llegar a rescindir los contratos.

El dúo tenía el lugar asegurado en la Selección colombiana, pero este escándalo los deja mal parados también en su país. El cuerpo técnico que conduce José Néstor Pékerman se habría reunido con los jugadores en las últimas horas para interiorizarse de los hechos y no se descarta que puedan perder su lugar de cara al Mundial de Rusia 2018 en caso de que se comprueben las acusaciones.