Se trata de la norma que repondrá la obligación tributaria del Impuesto de Primaria a los propietarios de inmuebles rurales mayores de 200 hectáreas, según anunció el propio Tabaré Vázquez durante la campaña electoral. Ese impuesto se había suspendido en el año 2002 durante el último gobierno del partido Colorado como una ayuda financiera del aquel Poder Ejecutivo a los productores rurales por la crisis económica que sacudía al país y repercutía en las áreas de la producción.

El restablecimiento del Impuesto de Primaria a este sector de la producción nacional fue uno de los anuncios hechos por el entonces candidato y luego electo presidente Tabaré Vázquez. Generó esto críticas y cuestionamientos duros y prolongados que se escucharon tanto desde filas de los partidos de la oposición como de las entidades gremiales rurales. Su restablecimiento podría generar una recaudación de más de 100 millones de dólares de los que actualmente se obtienen.

Unos y otros aseguraban que ya se paga, aunque de manera indirecta ese impuesto, aludiendo los cuestionadores a un aporte ficto para la escuela pública. Sin embrago, la izquierda insistió con la reimplantación del gravamen durante toda la campaña electoral última. Incluso, la novedad de que si el Frente Amplio vencía en las elecciones iba a llevar a cabo la reimplantación de la medida la hizo el entonces candidato Vázquez durante la campaña para las elecciones internas.

Fue el actual vicepresidente y futuro ministro de Economía Danilo Astori que ayer, en su despacho del Palacio Legislativo, confirmó la segunda ley que llegará desde el entrante Poder Ejecutivo al Parlamento, el día 2 de marzo próximo. El primer proyecto de ley que arribará lo dio a conocer el lunes el entrante presidente Tabaré Vázquez, algo que ayer fue título principal en este diario.

Vázquez señaló que el 2 de marzo, a 48 horas de asumir el poder, enviará una iniciativa legal que modificará el Impuesto a la Renta a las Personas Físicas (IRPF) para evitar que el aguinaldo y el salario vacacional provoquen un salto en la franja de aportes sumándose a los ingresos como rige hasta hoy. Con esta modificación, que también formó parte de los anuncios durante la pasada campaña electoral, se establecerá en los salarios de los trabajadores una merma en la recarga impositiva cuando se cobren el aguinaldo y el salario vacacional.

“Cada uno va a seguir pagando pero no sumándose porque al agregarse pueden provocar un pasaje de franja del contribuyente”, contó Astori en declaraciones a la prensa, agregando que lo que se hará es cobrar “por separado” ambos beneficios para no generar una tasa mayor a la que los trabajadores pagan habitualmente.

Astori ilustró que con esta medida el gobierno hará una renuncia fiscal (dejará de recaudar) unos 20 millones de dólares en promedio pero que ese faltante en las arcas del Estado se suplantará precisamente con el restablecimiento del Impuesto de Primaria para los propietarios de extensiones de tierra y con el desarrollo productivo que el gobierno actual y el entrante coinciden en que se registrará en el país fruto de inversiones directas y del desarrollo productivo.

Un impuesto que dio que hablar

El restablecimiento del Impuesto de Primaria para el sector rural ha sido epicentro de largos y chirriantes debates entre los que sostienen su vigencia y los que lo rechazan.

Tradicionalmente se lo conoce como “el impuesto bueno”, concepto escuchado incluso desde tiendas de partidos hoy en la oposición.

“El futuro del país lo tenemos que hacer entre todos con distribución justa de la riqueza y con imposición adecuada, para que pague más el que tiene más y pague menos el que tiene menos. Que el impuesto para las escuelas públicas lo paguen todos los uruguayos y también los poderosos estancieros que hoy no lo pagan”, exclamó Vázquez  en la pasada campaña.

Cuando esto se escuchó, el presidente de la Federación Rural del Uruguay, Carlos María Uriarte, lamentó que Vázquez hiciera ese anuncio que, según él, “contribuye a la desunión de los uruguayos”.

El ex presidente Batlle en el año 2002 decretó el retiro del Impuesto al sector rural sustituyéndolo por los aportes que se hicieran a través del Impuesto a la Enajenación de Bienes Agropecuarios (Imeba)

El presidente José Mujica dijo sobre la reimplantación del gravamen que “en realidad no tendríamos que cobrárselo (al sector rural), lo tendrían que pagar de voluntad propia”.

Voto electrónico

El Senado de la República sesionó ayer por primera vez haciendo uso del voto electrónico. Este sistema destierra el tradicional voto de los senadores con mano alzada. Registra además las ausencias y presencias de los parlamentarios y hasta permite intercomunicarse con los integrantes de la mesa que preside las sesiones.

En el reglamento legislativo no existe la abstención de voto del parlamentario pero el actual sistema electrónico lo contempla y no se descarta que en un futuro cercano se revea el orden de votación para habilitar el voto de abstención.