El consumo de alcohol en los conductores continúa siendo una problemática a controlar desde las autoridades de tránsito. De acuerdo a los datos proporcionados a El Observador, por la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev), en el mes de mayo se retiraron 600 licencias de conducir y el número total en lo que va del año, supera las 3.000.

La información publicada por Unasev, fue elaborada en base a los 20.000 espirometrías realizadas a los conductores que protagonizaron algún tipo de siniestro de tránsito con al menos un lesionado. Según Unasev, el 6% de los conductores a quienes se les realizó el examen espirométrico, registró presencia de alcohol en sangre. Este guarismo, representa un incremento cercano al 2% en comparación con el primer semestre del año pasado.

Teniendo en cuenta el 6% de quienes reportaron alcohol en sangre, el 0.7% de las espirometrías reveló que tenían un grado de alcohol en sangre, menor al tolerado, mientras que el 5.2% presentó valores de alcohol en sangre superiores al límite permitido (0.3 gramos por litro de sangre ).

Según informó Unasev, los siniestros de tránsito protagonizados por conductores alcoholizados se presentan con mayor frecuencia durante los fines de semana.